world trade center

nueva york 

2002 / en sociedad con; escuela de arquitectura anáhuac del sur

Con el propósito de reconocer el valor cultural de todos los países que integran los 5 continentes; con el objeto de respetar el área que ocupaban los edificios del WTC; y sin el afán de volver a construir una edificación cuya presencia protagonice la lectura urbana del sitio, se propone la creación de una gran plaza a modo de generar un espacio ecuménico, con el anhelo de crear una presencia más significativa a partir de la ausencia.

 

El proyecto se constituye a partir de la creación de 5 principales ejes compositivos que representan a los 5 continentes. Estos se generan a partir de 2 espejos de agua, ubicados en el área de desplante de las torres, cada uno de ellos conteniendo la vegetación y tierra característica de cada continente a fin de enviar un mensaje que permita el reconocimiento y valorización de las costumbres e idiosincrasia locales. La idea es crear un espacio que al integrar un símbolo característico de cada continente, permita al usuario observar el valor cultural de todos los países y reconocer al “otro” como uno mismo.

 

En la parte del subsuelo, de este mismo sitio, existe otro espacio visitable (un vacío de 63 x 63 x 63, tamaño de la base de las torres) inundado de agua y bañado de luz natural en uno de sus costados, cuyo ambiente pretende el consenso de la diversidad espiritual.

 

Con este mismo principio, se propone el desarrollo de un edificio de gran escala (1,500,000m2) totalmente horizontal ubicado sobre el río Hudson al frente de la costa de Lower West Side de Manhattan, de tal forma que la lectura del mismo sea la de un edificio que “flota” sobre el agua, utilizando un sistema constructivo de vanguardia, que refleje los avances que en esta materia tiene un país como EUA. Este gran espacio deberá contener las principales actividades del hombre: vivienda recreación, trabajo, salud y comercio. Lo anterior con el objeto de crear un edificio que, por el despliegue de las actividades propias del mismo, genere una tipología mucho más humana y no solo financiera y comercial.

 

El nuevo emplazamiento del WTC y el concepto de la horizontalidad, atiende además a los principios de “gran escala”, donde la propia volumetría del edificio genera una presencia diferente pero igualmente significativa que no pretende reemplazar la ausencia que dejaron las torres gemelas. El tema y reconocimiento por el medio ambiente es decisivo en el desarrollo del proyecto, de tal forma que se considera el estudio, investigación y utilización de la más alta tecnología en el aprovechamiento tecnológico del agua, el viento, la energía solar, y la energía eléctrica generando un ahorro energético, como paramentos fundamentales para la creación de un edificio ecológicamente sustentable.