torre scala

cdmx

2000 / fotografía alberto moreno

El proyecto está ubicado en una zona para nuevos desarrollos dentro de Santa Fe (Ciudad de México), sin restricción alguna en altura y con uso de suelo para vivienda, oficina y comercio. Con la Torre Scala se desarrollan todas las posibilidades y se proponen los tres usos simultáneamente, aunque separando su ubicación, sus accesos y las formas que los contienen.

 

Un elemento central, a modo de plaza, articula las áreas comerciales de la planta baja, a cuyo alrededor se estructuran tres edificios de oficinas, unidos por puentes. Éstos son unos volúmenes transparentes encintados por ligeros parteluces horizontales. Sobre este basamento de once niveles se desplanta una esbelta torre de treinta pisos, dividida en módulos de diez plantas por entrepiso de instalaciones. La planta de la torre es resultado de la intersección entre un prisma rectangular y una elipse, que rompe la ortogonalidad de la estructura básica, generando una volumetría de cristal, concreto aparente y acero. Cada módulo tiene distintas densidades, con tres departamentos por piso en el inferior, dos en el intermedio y uno en el superior.